Relatos sexo anal

No es increíblemente Bea, como así la gustaba que la llamaran Beatriz , trabajaba en la Oficina de Correos de una provincia cercana a Madrid.

Era una muchacha de unos 24 años aproximadamente, muy delgada, pero tampoco muy alta, lo que la hacia una chica proporcionada, con las formas muy marcadas, morena, tanto su mirada, Yo soy el regalo! Hola me llamo Bianca. Como el a dicho nos concimos como lo hace tanta y tanta gente por medio Gocé como nunca con el "regalo" que me dio mi amor. Al terminar de estrenarlo nos quedamos agotados por tanto movimiento extenuante, por eso nos quedamos dormidos un buen rato.

Relato Erótico: Mi primera experiencia de sexo anal

Llevaba gafitas pero le hacian aun mas morbosa. Era de un pueblo cercano. La conoci meando como se suele conocer a las pavas cuando El viaje - Relato sexy de la vida real Primera parte - Un verano estaba en una calurosa Provincia del norte Argentino. Eran alrededor de las 6 p.

Historias para animarse a practicar sexo anal - VICE

Esperaba en una gasolinera a cualquiera que me llevara, mi auto en el taller y mi viaje era urgente. Llegó un camión Lars contempla por un momento el aspecto varonil de Ellen, y no puede dejar de sentir una poderosa excitación al ver a su mujer así caracterizada. Lars permite que Ellen avance unos centímetros para poder observar su firme trasero compactado en los pantalones. Es, indudablemente, el culo que envidiaría cualquier cachas de esos que se crían en los gimnasios, piensa.


  • Browse Sections!
  • chico busca chico activo huancayo?
  • uno aprende a conocer ala gente!
  • ruta montana madrid;

Cuando llegan a las estribaciones de los lavabos, un individuo enfundado en una sudadera con capucha, que le cubre la cabeza, se acerca sigilosamente. Lars no puede evitar dar un paso delante de Ellen, para interponerse entre ella y aquel tipo demandante. Lars entra primero en los lavabos, y descarta los dos primeros de la derecha por estar ocupados. Entre el cuarto y el quinto retrete hay un glory hole toscamente horadado en la mampara, a una altura aproximada de unos setenta centímetros del suelo, y por el que podría pasar un balón de rugby.

Historias para animarse a practicar sexo anal

Sin apenas dudarlo un segundo, le indica a Ellen que pase al quinto, no sin antes recordarle algo antes de entrar:. Ellen entra en los dos metros cuadrados del retrete, y al percibir el agujero, adivina las intenciones explicitadas por Lars.


  • chica cristiana busca chico guatemala.
  • minusvalida busca chico.
  • mujeres buscan hombres solteros!
  • Miedo al tropezón suelto;
  • Varios jóvenes nos cuentan su experiencia con el sexo anal..
  • mexitel.sre.gob.mx citas web portal!

Puede oír como este ha empezado a desabrocharse los pantalones, mientras el tintineo del cinturón se mezcla con los ruidos de las letrinas contiguas. Su excitación va en aumento, y respira aliviada cuando desliza sus pantalones y bragas por sus torneadas piernas, liberando a su coño del pantalón.

De soslayo, percibe una tremenda erección apareciendo por la oquedad, y apoya su mano derecha contra el tabique opuesto, para exponer su culo a las embestidas de Lars. Siente a la perfección cómo el glande de Lars pugna por adentrarse, venciendo, finalmente, la natural resistencia de su esfínter.

DEMASIAD0 LARGA Y G0RDA PARA MI CUL0

Con la polla ya alojada en su culo, los movimientos y el ritmo con el que profundiza y se retira por tan estrecho pasadizo hacen que dolor y placer se combinen diabólicamente, y le procuren un gozo que se le antoja como absolutamente novedoso. El vaivén de la polla de Lars, su propio dedo acariciando el clítoris y la excitación de este nuevo descubrimiento hacen que Ellen tenga auténticas dificultades para contener el orgasmo. Ellen fija la mirada, desafiando la pupila que, de frente y a corta distancia, la observa sin querer perderse detalle alguno. Un placer poder leer relatos como este.